Kerlin | Bienes Raíces

Propiedades.

15 consejos de seguridad infantil en casa.

agosto 2, 2016

Consejos de seguridad infantil en casa

Más de la mitad de los accidentes infantiles ocurren en el hogar

La seguridad de los más pequeños de la casa empieza en el hogar. Aunque todos los miembros de la familia tienen las mismas posibilidades de sufrir un accidente, son los niños los que los sufren con mayor frecuencia, ya que son más vulnerables. Las estadísticas demuestran que es en los hogares, donde niños y niñas de hasta 4 años sufren los accidentes en mayor medida. Los más frecuentes son las caídas, los golpes, quemaduras y ahogamientos.

Los accidentes en los hogares constituyen uno de los puntos álgidos para los niños. Poner en marcha planes de seguridad en el hogar es fundamental para la seguridad de los niños. ¡Nada es lo bastante seguro para el cuidado de los más pequeños!
Un hogar más seguro para los niños

La principal causa de siniestralidad infantil dentro del hogar son las intoxicaciones, que ocurren en su mayoría de forma accidental. Los principales productos implicados en esas intoxicaciones de menores son los medicamentos, seguidos por los productos de limpieza, los cosméticos, y los productos del hogar. Y ocurren por vía oral en un 90 por ciento de los casos. Los niños menores de 3 años son los que más sufren intoxicaciones.

Por esa y por otras razones, hay que procurar mantener a los niños siempre vigilados por una persona adulta responsable, aparte de adoptar algunas medidas básicas de seguridad, para una mayor seguridad de nuestros pequeños:

1. No hay que dejarlos nunca solos
Hay que evitar que permanezcan mucho tiempo solos en cualquier habitación sin vigilancia periódica de un adulto. No permitir bajo ningún concepto que un niño pequeño permanezca en la bañera jugando con el agua sin la adecuada vigilancia de un adulto. Hay que llenar la bañera con la cantidad imprescindible de agua y vigilar durante el baño a niños y a personas con algún tipo de discapacidad que tengan riesgo de caída.

2. Evitar desgracias fatales, como los ahogamientos
Las piscinas, balsas o pozos en la vivienda deberán estar valladas y sus puertas cerradas, siendo aconsejable proteger su superficie. Durante las vacaciones de verano no debe perder de vista a los pequeñines en la playa, piscina. Es recomendable estimular la enseñanza de la natación a edades tempranas. No se debe entrar en la piscina de forma brusca, sobre todo, después de comer. Hay que educar a los niños para que hagan una correcta digestión.

3. Los juguetes
Los juguetes seguros no deben tener piezas cortantes, ni ángulos puntiagudos, ni estar fabricados con materiales tóxicos. Su tamaño será lo suficientemente grande para impedir que los introduzcan en la boca y se los traguen. Evitar que jueguen en lugares peligrosos: escaleras, ventanas, balcones, así como en proximidades de hoyos, pozos, piscinas, etc.

4. Proteger los enchufes de la red eléctrica
Existen pequeños aparatos que se pueden encontrar en las tiendas especializadas en productos infantiles, para evitar que los más pequeños, por curiosidad, introduzcan los dedos o algún otro objeto pequeño en los enchufes de la casa. Eso le podría provocar un choque por la corriente eléctrica.

5. Vigilar el uso de estufas y hornillos de gas
Vigilar siempre la llave de corte del gas de la cocina. Si no se está cocinando, hay que procurar mantener la llave cortada. Lo mismo se debe hacer con las estufas de gas. Hay que evitar dormir con ellas encendidas.

6. Cuidado con la cocina
No se debe cocinar con el niño en brazos ni dejarlo en el suelo cerca de la cocina. Las quemaduras son altamente peligrosas. Hay que tratar de mantener alejado al niño a toda costa de la cocina.

7. Guardar productos peligrosos lejos del campo de acción de los niños y bebés
Colocar los productos de limpieza y otros productos potencialmente tóxicos en estanterías o muebles en alto para evitar su ingestión. Hay que tratar de impedir que los pequeños tengan acceso a bebidas alcohólicas. No deben quedar al alcance de los niños objetos que supongan peligro de asfixia o atragantamiento (bolsas de plástico, monedas, botones,… ). Guardar bajo llave los medicamentos.

8. La cuna
Para cuidar que el bebé no se escape de su cuna, hay que asegurarse de que la distancia entre los barrotes sea menor a los 7,5 centímetros. Y la distancia desde el colchón hasta el borde superior de la baranda debe ser mayor a 60 centímetros.

9. Cuchetas
En este tipo de camas, la de arriba siempre tiene que tener alguna contención. Y no está de más aplicar esto también en camas simples, ya que algunas son un poco más altas de lo común.

10. Balcones, ventanas y escaleras
Una pequeña puerta al principio y al final de la escalera evita que los niños puedan caerse o golpearse en este lugar tan riesgoso. En cuanto a las ventanas y balcones, es importante colocar mallas de seguridad o rejillas.

11. La cocina
Cuanto menos tiempo pasen los niños en esta parte de la casa, mejor. Muchos accidentes suceden en la cocina, sobre todo si hay fuegos encendidos. Como precaución extra, no cocines en las hornallas delanteras, y evitá que queden agarraderas a la vista o al alcance de los más chicos.

12. Alfombras
Ya sea porque están aprendiendo a caminar o porque de vez en cuando corren por la casa, lo mejor para evitar caídas es usar alfombras antideslizantes en los pisos (o directamente no usar alfombras). Estar atentos hoy, evita accidentes mañana.

13. La casa limpia y ordenada
El orden en casa es sinónimo de mayor seguridad. Es importante no dejar a la deriva bolsas plásticas, monedas, botones ni otros objetos pequeños que los chicos puedan llevarse a la boca.

14. Los objetos filosos y punzantes, bien guardados
Cuchillos, máquinas de afeitar, limas, alicates, hasta encendedores… Hay muchas cosas que forman parte de nuestra vida cotidiana y no las creemos peligrosas, pero si caen en manos de un niño podrían lastimarse. Hay que guardar este tipo de objetos fuera de su alcance (y guardalos cuando ellos no estén viendo).

15. Protección en las esquinas
No cuesta nada colocar en las esquinas de los muebles más bajos algún tipo de protección para que los más chicos no se golpeen accidentalmente. Otra opción es usar muebles redondeados, especialmente recomendados para la habitación.
Siguiendo estos 15 mandamientos podrás disfrutar la vida en casa con mayor tranquilidad, y tus hijos podrán jugar en un entorno seguro.

Autor

Kerlin Bienes Raíces.

info@kerlin.com.ar